En Ecuador, 224.594 personas son adultos mayores y solteros

En Ecuador, los solteros ganan terreno. En el último censo, cuyas cifras fueron publicadas en este 2023, se determinó que el número de personas en esa condición son 5,9 millones. De ellos, 2,9 somos hombres y 2,9 son mujeres. Pero, ¿cuántos solteros son adultos mayores?

El número de adultos mayores -superan los 65 años- solteros es de 224.594 personas. La mayoría de ellos reside en Guayaquil, con 45,978 y en Quito, con 27.716. 

Le siguen Cuenca, con 6.528, Santo Domingo, con 5.029, Esmeraldas, con 4.618 y Portoviejo, 4.508. Los datos constan en la página del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). 

En un estudio realizado en España se señala que los solteros son más felices que los casados porque tienen más tiempo libre, es decir, tienen más espacios para vacaciones, comprar seguros y tener una casa propia. 

Mientras que los casados tienen un tiempo más comprometido por sus labores típicas de la vida de pareja, como cenas en familia, aniversarios, gastos comunes, etc. 

Uno de los aspectos que resaltan en el tema de la soltería es el aspecto sexual. Las personas con parejas tienen más sexo, lo que trae como consecunecia menor estrésquema de calorías y refuerzo en el sistema inmune, según la web médica ‘Web Consultas’. 

Otros datos sobre los solteros en Ecuador 

En Ecuador, la mayor cantidad de solteros están en la zona urbana, con 3,8 millones de personas y dos millones en la zona rural. 

Guayas es la provincia con más solteros. Suman 1,5 millones. Luego está Pichincha con un millón de personas. Luego se ubican: Manabí (516.418), Los Ríos (318.517), Azuay (279.940), El Oro (252.020) y Esmeraldas (213.374).

Y las que tienen menos solteros son Galápagos alberga el menor número de solteras y solteros a escala nacional: 8.655. Por otro lado, cuatro de las seis provincias de la región Amazónica tiene el menor número de habitantes solteros: Orellana (57.978), Morona Santiago (58.817), Zamora Chinchipe (38.821) y Pastaza (35.294).

Fuente: El Telégrafo

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *